lunes, 7 de diciembre de 2015

LA INCLUSIÓN DE LA FAMILIA EN EN AULA

Para cualquier niño, sus padres en particular y su familia en general es lo más importante que les puede pasar. A esa familia de la que vienen y a la que pertenecen le deben todo lo que son. Gracias a ellos, especialmente a sus padres,  y a lo que les dan, su vida se irá configurando. 

Es esencial llevar a cabo en los colegios una pedagogía de inclusión del contexto del alumno, es decir, considerar parte de nuestro trabajo en el aula, a las familias y los orígenes de los que proceden nuestros chicos. Esto se debe hacer sin juzgar lo que hacen o  no hacen los padres.

En ocasiones, los maestros nos convertimos en jueces en cuanto al hacer de las familias con nuestros chavales, sin pararnos a pensar que esas críticas duelen a nuestros alumnos, pues son de sus padres de quienes hablamos, esos que independientemente de lo que nosotros pensemos, son los mejores padres para ellos, por lo tanto debemos mostrarles nuestro máximo respeto y hacérselo saber así a los chicos. 

Es importante mirar con amor a nuestros alumnos y practicar la "pedagogía de la abundancia", resaltar y mirar qué es lo que los padres nos dan..., de momento a todos nos han dado lo más grande que tenemos LA VIDA.

Este año estoy en 1º de primaria, y vaya por delante que estoy feliz, que agradezco profundamente lo que mis alumnos me dan a diario. En clase llevamos varias semanas sintiendo a la familia en el aula, cerquita, en el sitio que todos compartimos día tras día muchas horas. 


Por ello cada "peque" sale solo y nos va diciendo como se siente a medida que le colocamos a compañeros que representan a sus padres detrás de ellos, también colocamos a sus abuelos e incluso a algún bisabuelo..., y a petición de alguno de nuestros chicos hemos "tirado" de hermanos ... Se trata de reconocer la importancia de la familia en el aula, y tener en cuenta que no somos 25 peques y la maestra, si no que a cada niño le acompaña su papá y su mamá..., como mínimo.






Quisimos hacer un vídeo mostrando cómo se sienten los chavales con esta práctica, la idea inicial era que contaran y explicaran qué sienten, pero creo que es mejor que juzgueis vosotros mismos. Con estos pequeños la realidad supera la ficción..., y las relaciones de familia se dejan ver "sin trampa ni cartón".