miércoles, 22 de abril de 2015

EL RINCÓN DE LAS EMOCIONES EN INFANTIL

Gemma Martín. @AloGemuki 
Gema Colás. @una_mochila_



Somos dos maestras que estamos decididas y encaminadas a introducir cambios en nuestras aulas.
En los últimos años hemos visto que la inteligencia emocional tiene que ser unos de los pilares fundamentales en la educación de nuestros niños. 
Este año hemos iniciado nuestra andadura con dos grupos de alumnos de 3 años. El período de adaptación supuso para muchos superar un gran reto, el miedo a lo desconocido, conocer a nuevos amigos, a otras seños, nuevos espacios…  Durante los primeros días de cole dividimos al grupo, lo que nos permitió hablar de los buenos momentos que íbamos a pasar en el cole: conocernos, jugar, darnos abrazos, sonrisas, besos siempre buscando el lado positivo de las diferentes situaciones, nosotras les regalábamos al final de la jornada una carita sonriente.

Compaginar el juego con las emociones es la mejor combinación. En un primer momento lo que pretendemos es que reconozcan en los demás las diferentes emociones y luego les damos pie a poder expresar las suyas.

En nuestra aula hemos creado el rincón de las emociones dónde están LOLA y MATIAS. Los peques juegan a cambiar las caras favoreciendo así el reconocimiento de las emociones.




Os dejamos los modelos que hemos utilizado para que hagáis un uso emocional.









Además en infantil un momento idóneo para que las emociones estén presentes, es la Asamblea, dónde podemos expresar y hablar de cómo nos sentimos. Cada día nuestro ayudante coloca su foto en el emociómetro y señala la cara que refleja su estado emocional e intenta explicar por qué se siente así.



Con el paso de los día observamos avances en el reconocimiento y expresión de las emociones. Además lo incorporan y aplican a otras situaciones o momentos que surgen tanto en el aula como en casa.


La inteligencia emocional nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, comprender los sentimientos de los demás, tolerar las presiones y frustraciones que soportamos en el trabajo, acentuar nuestra capacidad de trabajar en equipo y adoptar una actitud empática y social, que nos brindará mayores posibilidades de desarrollo personal.
Daniel Goleman