viernes, 5 de febrero de 2016

DESCUBRIMOS NUESTRAS EMOCIONES

Enseñamos al niño a leer, escribir... Pero y las emociones tan presentes en nuestro día a día ¿Se pueden aprender? ¿Pueden contribuir al aumento del bienestar personal y social?

 La inteligencia emocional  según Mayer  es "una habilidad para percibir, asimilar, comprender y regular las propias emociones y las de los demás, promoviendo un crecimiento emocional e intelectual. De esta manera se puede usar esta información para guiar nuestra forma de pensar y nuestro comportamiento"
Según Goleman la define como “incluye las áreas de conocer las propias emociones, manejar emociones, motivarse a uno mismo, reconocer emociones en otros y manejar relaciones” Goleman (1995)

Considero que desde la escuela podemos y debemos ayudar a nuestros alumnos/as a ser personas emocionalmente sanas, que sepan expresar y controlar sus sentimientos, capaces de conectar con las emociones de otras personas, con autonomía para actuar, resolver conflictos... El grado de dominio de estas habilidades resultará decisivo en nuestra vida.

Como conclusión podemos afirmar que la inteligencia emocional  busca el desarrollo integral de la persona para conseguir mayor bienestar en la vida.

Partiendo de estas premisas, durante este curso estoy trabajando con mis alumnos la inteligencia emocional. Para ello empezamos trabajaremos los siguientes aspectos; el autoconocimiento,  la motivación, la empatía , la autoestima y autorregulación.

A lo largo del primer trimestre hemos puesto en funcionamiento un taller de emociones en clase.

 1ª Tarea : comenzamos trabajando los valores . Hablamos de su definición y escribimos entre todos un listado de ellos.Los escribimos en carteles y quedaron expuestos en el aula.

 Después realizamos un juego, consistente en escribir a cada compañero los valores que cada uno de ellos aprecian en él/ella.Al terminar la actividad muchos quedaron gratamente sorprendidos de cómo los ven sus compañeros/as. Esto supuso una inyección de autoestima para muchos alumn@s.


 2ª Tarea : escribimos nuestras recetas usando como ingredientes los valores, para asegurarnos una feliz  vuelta al cole. a la vez que trabajamos el texto instructivo.

Os dejamos algunas.






3ª Tarea : Decoramos la puerta del aula.Dando cohesión al grupo. Cada alumno/a dibujó su mano y la coloreó a su gusto.La mano simboliza a cada uno de ellos.Una vez terminadas entre todos pensamos cómo decorar la puerta de la clase con ellas.Se entabló un debate y se llegó a la conclusión de que las colocaríamos simulando un sol, todas juntas.Llegados a este punto, cada alumno/a pensó el mensaje que le gustaría transmitir a las personas que visiten nuestra aula y... al mundo  y lo escribió en su libreta.. Después se hizo una puesta en común y entre todos se eligió el mensaje de la clase de 5ºA  y cómo lo colocaríamos en la puerta.  ¡¡¡Creativo y con mucho contenido!!!
Lo podéis ver en la foto.

Gratamente sorprendida, yo también añadí otro mensaje que contribuyó a ilusionarlos más;aunque primero, entre tod@s intentamos descubrir el significado del mismo.


4ª Tarea:Ya un poco cohesionado el grupo y motivados, decidimos tener en el aula nuestro árbol de las emociones.Su objetivo  sería aprender a reconocer las emociones que nos hacen sentirnos de una determinada manera en cada momento. El árbol  totalmente desnudo  y triste, al principio ,se ha ido vistiendo de margaritas (emociones y sentimientos) que ellos cogen, de una bandeja preparada al efecto. Le  dibujan la cara y la cuelgan en las ramas del árbol cuando sienten la necesidad de compartir lo que sienten. Ahora es un árbol cargado de vida y emoción.

De esta manera han empezado a ser un poco más conscientes de sus emociones y por tanto a reconocerlas .No eran conscientes de sus emociones ni de los sentimientos que les producían, pero poco a poco las emociones han hecho su aparición en nuestra clase y forman parte de nuestro día a dia.




4ª Tarea: El diario de las emociones. Cada alumno/a  se ha confeccionado un diario de emociones en el que cada día escriben al menos una emoción que han sentido. Los primeros 5 minutos de la mañana los aprovechamos para escribir en el diario.

 En cada página completan cuatro apartados:situación, emoción, reacción y, lo que he aprendido.Durante los siguientes cinco minutos voluntariamente leen a sus compañeros lo que han escrito y se comenta, enriqueciéndonos todos con las aportaciones de los demás. De esta manera van desarrollando estrategias para gestionar sus emociones.




Aquí podéis ver algunos de los diarios.




Les está gustando mucho estas tareas; aunque al principio decían " seño, yo no he sentido nada". Ahora van empezando a ser más conscientes de sus emociones, han aprendido a diferenciar emoción de reacción.Es una buena actividad de autoconocimiento, les hace reflexionar y comprobar que todos sentimos emociones positivas y negativas. Les cuesta más expresar las emociones negativas, pero ya tenemos claro que lo importante no son tanto las emociones, que siempre nos van a acompañar en nuestras vidas, sino cómo nos sentimos y reaccionamos ante esa emoción.

También nos esta sirviendo para mejorar la autoestima de algunos alumnos y reflexionar sobre nuestras actuaciones.
 Hacia el final del trimestre pasado ya estaban  habituados a usar el diario de las emociones y, demandaban la necesidad de utilizarlo además, en otros momentos de las sesiones de clase ,cuando necesitan expresar lo que están sintiendo y no pueden interrumpir las clases para ello, o bien, porque les da vergüenza contarlo.

Todo ello ha contribuido a mejorar la convivencia y a que todos nos sintamos más a gusto y predispuestos a aprender en clase.
           
          "Sin emoción no hay aprendizaje" Francisco Mora Teruel